ESPAÑA: Empleo y VIH en el 2019: El reto para que los derechos alcanzados no queden en papel mojado.




Hemos dicho adiós al 2018 con las campanadas que anunciaron un nuevo ciclo; sin embargo, desde Trabajando en Positivo deseamos hacer un repaso de lo bueno que nos ha dejado el año pasado con relación a los avances para conseguir la erradicación de la discriminación por VIH en el ámbito laboral porque ha sido un año histórico para la comunidad del VIH. Y no solo ello, también nos deja para el 2019 el gran reto de hacer cumplir los acuerdos establecidos para que no se quede todo solo en buenas intenciones y el Gobierno cumpla con dichos acuerdos.
 
Siguiendo con la dinámica de los últimos seis años encabezados por el Partido Popular en el Gobierno, el primer semestre del año se presentó sin grandes noticias en materia de VIH. Sin embargo, en el mes de junio, la primera noticia relevante llegó con la modificación de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios que permite cumplir una de las principales reivindicaciones históricas de la comunidad del VIH al eliminar las cláusulas, estipulaciones, condiciones o pactos que hasta ese momento excluían a personas con VIH, sida y otras enfermedades para poder contratar o pactar servicios como un seguro. Un tema que en octubre volvió a ser portada en los medios cuando UNESPA, la asociación empresarial que agrupa las entidades aseguradoras de España, promovió el compromiso entre éstas a no discriminar a clientes por VIH, discapacidad u otras patologías.
 
El cambio de Gobierno tardaría poco en demostrar que nos encontrábamos en un nuevo ciclo para la respuesta al VIH, al permitir como una de sus primeras iniciativas en el mes de septiembre que el Congreso de los Diputados convalidara el Real Decreto 7/2018, una medida que suponía la recuperación de la universalidad en el acceso al Sistema Nacional de Salud que fue restringida a algunos colectivos con el anterior Ejecutivo a través del RD 16/2012. Éste excluía del sistema ordinario de salud a las personas inmigrantes sin documentos regularizados, entre ellas personas con VIH.
 
Así llegamos a noviembre que, sin lugar a dudas, ha sido el mes que más nos ilusionó para imaginar nuevos escenarios ante la discriminación por VIH. En primer lugar, porque tras varios años de espera, el día 27 se presentó oficialmente el Pacto social por la igualdad de oportunidades y la no discriminación asociada al VIHque, entre otros aspectos, vigilará las situaciones de discriminación y reducirá el estigma social asociado al VIH en toda España. Un pacto que a todas luces es relevante y que durante el 2019 velaremos por su puesta en marcha.
 
Además, en ese mismo mes, su último día nos reservaba una gran noticia: el Consejo de Ministros acordó la revisión de todos los cuadros de exclusiones médicas vigentes para permitir el acceso de las personas con VIH a cualquier empleo público, tanto en el ámbito civil como militar. Los cuadros actuales, vinculados fundamentalmente con los Cuerpos y las Fuerzas de Seguridad y las Fuerzas Armadas, cuentan con una antigüedad entre 10 y 30 años y contemplan la exclusión de personas con VIH y otras enfermedades, a pesar de que existen numerosas evidencias científicas que avalan la capacidad de estos colectivos para realizar las funciones inherentes a estos puestos de trabajo.
 
Y cuando ya no esperábamos más noticias positivas tras la conmemoración del Día Mundial del Sida, el 1 de diciembre, casi terminando el año, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó por unanimidad una propuesta que insta a los Gobiernos local y autonómico a que modifiquen sus regulaciones para que las personas con VIH puedan ejercer como taxistas y tener acceso a una licencia. Sin duda, una gran noticia para terminar el 2018.
 
Nuestro reto para el 2019
 
Después de un importante periodo de tiempo marcado por la ausencia de medidas claras que situaran los avances sociales vinculados al VIH al nivel que los avances médicos, es evidente la relevancia del año 2018 para la promoción de la igualdad de oportunidades y de la no discriminación de las personas con VIH en el ámbito laboral. Por ello, comenzamos un 2019 con gran ilusión por los avances conseguidos en materia de derechos.
 
Ahora bien, no sabemos qué nos deparará el contexto político español en los próximos meses y, en todo caso, aún nos queda mucho trabajo por realizar para que todos estos pasos dados se concreten en acciones y de verdad consigamos que el VIH deje de ser un motivo de discriminación en los cuadros de exclusiones en el acceso al empleo público, que en Madrid las personas con VIH puedan ser taxistas y que podamos ser testigos del éxito del Pacto Social.
 
Por todo lo anterior, nosotros continuaremos trabajando en positivo para que un día erradiquemos la discriminación por VIH tanto en los centros de trabajo como en el resto de esferas en la vida de las personas afectadas por el virus.



Autor: Trabajando en Positivo
Enlace: https://us11.campaign-archive.com/?e=&u=612cd29fa5d94013494d41dbf&id=0a7f331533