El enfoque de Derechos Humanos en las alianzas empresariales para un futuro sostenible tras la COVID-19




15/02/2021

El enfoque de Derechos Humanos en las alianzas empresariales para un futuro sostenible tras la COVID-19

Incluir el enfoque en Derechos Humanos en sus políticas de RSC permite a las empresas contribuir a alcanzar los 10 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que están relacionados con el VIH y el sida.



Raquel Sebastián


El enfoque de Derechos Humanos en las alianzas empresariales para un futuro sostenible tras la COVID-19

Hace poco más de un mes despedimos el 2020, un año que marcaba el comienzo de la llamada “Década de la Acción”, que plantea reforzar de manera concreta acciones específicas con el fin de poder cumplir con la promesa de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible impulsada por las Naciones Unidas en 2015, implicando para ello a gobiernos, empresas, organizaciones sociales y a toda la sociedad en su conjunto. 

Sin embargo, la realidad del primer año de esta década que es clave para el logro de los ODS ha estado marcada por la crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19, lo que ha supuesto, en algunos casos, el retroceso en los avances obtenidos durante los últimos años y pone en grave riesgo el cumplimiento de los mismos en 2030. 

La situación que estamos viviendo a nivel mundial es muy complicada, por lo que es necesario plantear nuevas estrategias de trabajo conjunto que ayuden a construir una sociedad futura más sostenible y es fundamental que se aborden desde un enfoque en los Derechos Humanos, que también se han visto especialmente vulnerados como consecuencia de la pandemia por la COVID-19.

Por ello, desde Trabajando en Positivo hacemos un llamamiento a la acción con el objetivo de establecer y afianzar las alianzas entre organizaciones y empresas y que éstas se basen en los Derechos Humanos como elemento clave para reconstruir una sociedad más respetuosa. Nuestra experiencia acumulada durante años en la respuesta a la epidemia del VIH y los aprendizajes logrados, confirman la importancia del enfoque basado en los Derechos Humanos, puesto que garantiza dar respuestas más efectivas y con ellas superar las graves consecuencias sociales, sanitarias y económicas que provoca siempre una pandemia, tal y como estamos sufriendo actualmente con la COVID-19.

La importancia de la promoción y desarrollo de los Derechos Humanos también se ha hecho evidente durante los últimos años en la acción empresarial, previamente a la pandemia, siendo identificado como un elemento clave en las políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) a través de recomendaciones o medidas legislativas, sectoriales y privadas, tanto a nivel nacional como internacional.

Así, a nivel internacional, es necesario destacar la labor de las Naciones Unidas a través de la aprobación de los “Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos” (2011) -que en el mes de junio cumplirán su décimo aniversario- o de la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” (2015) a través de los que reconoce el papel de las empresas y las oportunidades que éstas tienen para mejorar su impacto social y cómo éste ayuda a la promoción y fortalecimiento de los Derechos Humanos.

Por su parte, en nuestro país, los Principios Rectores se reflejaron en el “Plan de Acción Nacional de Empresas y Derechos Humanos” (2017) y en la “Ley 11/2018, de información no financiera y diversidad” (2018), obligando esta última a las empresas a reportar resultados concretos en términos de diversidad e igualdad. 

Este reconocimiento de los Derechos Humanos como un elemento clave para la transformación de las políticas empresariales, sin embargo, se ha hecho mucho más evidente durante el año 2020, a raíz de la pandemia de la COVID-19 y con el agravamiento de situaciones de riesgo para los Derechos Humanos que ha conllevado. De esta forma, diferentes instituciones han llevado a cabo distintas iniciativas e informes que lo recogen. Entre ellas, destacamos a Forética y sus actuaciones llevadas a cabo desde su vocalía de ONG, de la que formamos parte Trabajando en Positivo, así como desde su Clúster de Impacto Social y desde el Grupo de acción de salud y sostenibilidad. Y, también, a la Red Española del Pacto Mundial con su documento sobre claves para el sector privado basada en los Derechos Humanos.

Sin embargo, a pesar de este reconocimiento, todavía quedan muchos esfuerzos por realizar para que las empresas pasen del compromiso a la acción, asumiendo e incluyendo los Derechos Humanos en sus políticas de RSC. Una muestra de ello es que, según un informe del año 2020 de la Corporate Human Rights Benchmark (CHRB por sus siglas en inglés), 9 de cada 10 grandes empresas fallan en sus demostrativos de respeto a los Derechos Humanos.

Por ello, desde Trabajando en Positivo queremos generar y afianzar nuestras alianzas con empresas, con el fin de aunar esfuerzos para lograr una sociedad futura sin discriminación, respetuosa y saludable. Consideramos que es un momento propicio para que las empresas puedan incluir la respuesta al VIH dentro de sus políticas de RSC, contribuyendo a convertir los Derechos Humanos en un elemento central de las mismas.

 











Subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información