ESPAÑA: El VIH no debería ser un motivo de exclusión directa para el acceso y/o la permanencia en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.




(03/04/2014). En el día de ayer se celebraron las Jornadas “VIH y acceso al empleo: Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Seguridad Privada”, organizadas por la Federación Trabajando en Positivo junto a CCOO (representada por la Secretaría de Políticas Sociales de la Federación de Servicios a la Ciudadanía y por la Federación de Servicios Privados).

Durante el Acto de Inauguración de las Jornadas, Olivia Castillo, en representación de la Subdirección General de Promoción de la Salud y Epidemiología (MSSSI) y Ana Herranz, en representación de la Secretaría de la Mujer e Igualdad de CCOO, señalaron que el colectivo de personas con VIH es un colectivo muy sensible a la discriminación en el ámbito laboral por los prejuicios y estereotipos existentes. Así mismo, reconocieron la necesidad y confirmaron su compromiso a la hora de desarrollar acciones conjuntas para favorecer la inserción laboral de las personas con VIH y para evitar la estigmatización de éstas en el trabajo, tomando como marco de referencia la Recomendación sobre el VIH y el sida y el mundo del trabajo, 2010 (núm. 200), de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).  

Posteriormente, el desarrollo de las Jornadas permitió debatir sobre la justificación y proporcionalidad de la inclusión del VIH, de forma explícita o implícita, en los cuadros de exclusiones médicas vinculados al ingreso en diferentes Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias -tanto a nivel estatal, autonómico o local- tomando como referencia la aptitud de las personas con VIH, por una parte, en relación al riesgo de transmisión del VIH a terceros por el desempeño de estas profesiones y, por otra, en relación al estadio clínico de la enfermedad.

Sobre el riesgo de transmisión del VIH a terceros, durante las Jornadas se insistió en que no existe ninguna justificación científica ni legal para que se excluya por este motivo, y de forma general, a las personas con VIH del desempeño de ninguna profesión, incluidas las profesiones y funciones relacionadas con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias. Según Julio Gómez, Coordinador de la Federación Trabajando en Positivo, “el VIH es una enfermedad de transmisión no casual, que requiere de unas determinadas prácticas. Entre estas prácticas, no se encuentran las relaciones o situaciones que en su desempeño profesional realizan los distintos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias,  por lo que el acceso de una persona con VIH a éstos no supondría un riesgo a la hora de transmitir el VIH a terceras personas”.

En relación al estadio clínico de la enfermedad en las personas con VIH y su impacto sobre las condiciones psico-físicas de éstas para poder desempeñar las tareas y funciones habituales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias, durante las Jornadas se remarcó que el VIH, tanto a efectos médicos como legales, no es siempre discapacitante y no implica de por sí una disminución de la capacidad de trabajo. Así mismo, se informó que, gracias a los importantes avances en el tratamiento antirretroviral, durante los últimos años se había producido un importante aumento de personas asintomáticas entre las personas con VIH, aumento que seguirá produciéndose durante los próximos años, por lo que se espera que cada vez haya más personas en las que el VIH no suponga un deterioro de su estado de salud o de sus condiciones psico-físicas. Según Mª José Marín, representante de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, “actualmente, no se puede considerar que solo por tener VIH, una persona no puede cumplir con los requisitos relacionados con la aptitud psico-física que se le exige a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias”. Así mismo, señala que “España debería seguir el ejemplo de Mexico, donde próximamente se va a cambiar la ley para eliminar el VIH como causa directa de retiro en el Ejército. No se puede rechazar a una persona con VIH asintomática a la hora de acceder y/o permanecer en estos cuerpos, solamente cuando la enfermedad suponga una pérdida de funcionalidad para el desempeño de sus funciones”.

Entre las iniciativas propuestas en el marco de las Jornadas para resolver la situación actual, se planteó la necesidad de convocar, con el liderazgo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, una reunión conjunta que cuente con la participación del Ministerio de Interior, Ministerio de Empleo y Seguridad Social, organizaciones sindicales y organizaciones civiles, con el fin de debatir y valorar sobre el abordaje del VIH y de otras enfermedades que no tienen por qué afectar a la aptitud del trabajador en el acceso y la permanencia a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias.

Junto a esta iniciativa, otras que fueron planteadas en el marco de las Jornadas, fueron:

  • Impugnar próximas convocatorias de empleo público para el acceso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias en las que se incluya el VIH u otras enfermedades no justificables, de forma directa o indirecta, como exclusión médica.
  • Desarrollar acciones de información sobre el conocimiento actual existente sobre el VIH como enfermedad y de sensibilización a los profesionales sanitarios que deciden finalmente el acceso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. 
  • Aumentar el número de charlas y jornadas dirigidas a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias en las que se aborde el VIH, por ejemplo, incorporando esta temática en las academias de formación. 
  • Unir la discriminación por VIH con otro tipo de discriminaciones, transversalizando la discriminación, a la hora de formar e informar a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e Instituciones Penitenciarias. 
  • Realizar un recurso al Tribunal Constitucional para que elimine o reforme el anexo que imposibilita que una persona con VIH pueda portar armas en el sector de la Seguridad Privada, única profesión que actualmente limita normativamente en nuestro país su ejercicio por parte de cualquier persona con VIH, independientemente del estadio clínico de la enfermedad.

 Para más información y/o entrevistas:

Julio Gómez. Federación Trabajando en Positivo.

Tfno. 660 479 148.

Correo electrónico: info@trabajandoenpositivo.org



Autor: Federación Trabajando en Positivo
Enlace: