ESPAÑA: La urgente necesidad de actualizar los cuadros de exclusión por VIH en el acceso a los cuerpos de seguridad del Estado.




Hace un mes, el Gobierno de España se comprometió políticamente a abordar la discriminación en el empleo público por razones de salud, principalmente en enfermedades como la diabetes, la celiaquía o el VIH. Ahora, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través del Plan Nacional sobre el Sida (PNS) da un paso más al hacer público el documento técnico “Criterios médicos para el acceso a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y a las fuerzas armadas” elaborado con la participación de los responsables médicos que coordinan los reconocimientos de acceso a la Policía Nacional, la Guardia Civil y Fuerzas Armadas.

El documento hace una fotografía de la situación actual de exclusión en este ámbito para las personas con VIH desde una óptica biomédica. Una valoración que se suma a los informes y reivindicaciones que desde la sociedad civil hemos venido realizando desde hace años y que concluye grosso modo que: se deben cambiar y actualizar los cuadros de exclusiones para poner el foco en la situación clínica de cada persona y no solo en el diagnóstico. Es decir, el mero hecho de vivir con VIH no debe ser una causa de exclusión. 

Para la elaboración del documento técnico, el PNS revisó los cuadros de exclusión de las convocatorias de acceso a los cuerpos de Policía Nacional, la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas entre los años 2010 y 2017. Se detectaron tres tipos de cuadros médicos de exclusiones, que si bien explícitamente no hacer referencia a la infección por VIH, sí contienen motivos de exclusión en los que el VIH pudiera estar implícito:

1) Cuerpo Nacional de Policía (de 1988 y vigente) que hace referencia a la presencia de “procesos patológicos que limiten o incapaciten para el ejercicio de la función policial”.

2) Escala Básica de Cabos y Guardias de la Guardia Civil (de 1996 y vigente) que “excluye a enfermedades que precisen algún tratamiento específico y/o de larga duración”.

3) Centros Docentes militares de formación (de 2009 y vigente) que también, igual que el anterior “excluye a enfermedades que precisen algún tratamiento específico y/o de larga duración”.

Desde nuestro punto de vista, estos resultados son paradójicos ya que en lugar de evolucionar hacia favorecer el acceso al empleo se ha ido caminando hacia atrás y en poca sincronía con los avances científicos. De acuerdo a los datos de los cuadros de exclusiones, el primero, vigente desde 1988, solo afectaría al 20% de las personas con VIH en España, es decir a aquellas que no cumplen o no responden al tratamiento antirretroviral o que presentan ciertas comorbilidades que conlleven pérdida de funcionalidad o incapacidad laboral como consecuencia de su estado clínico. Sin embargo, los dos cuadros más recientes (1996 y 2009) supondrían la exclusión del 100% de las personas con VIH porque dada la cronicidad de la enfermedad precisan de un tratamiento específico, hasta el momento, de por vida.

Además, en los dos cuadros más recientes, se incluyen otros dos motivos para la exclusión, el primero de éstos son las “enfermedades que supongan riesgo o rechazo para las relaciones sociales o la convivencia dentro del Cuerpo”, situación que interpretamos como una actitud discriminatoria por razón de enfermedad que debería de desaparecer.

Por otra parte, el segundo motivo, se relaciona con la “contagiosidad de la enfermedad”, un aspecto que de acuerdo a la evidencia científica no aplica al VIH. La Organización Internacional del Trabajo, la Organización Mundial de la Salud, los Centers for Disease Control and Prevention -CDC- y sociedades científicas nacionales e internacionales, confirman que en la mayor parte de las ocupaciones y puestos de trabajo no hay riesgo de adquirir o transmitir el VIH, incluyendo a las fuerzas armadas y los servicios uniformados.

En definitiva, con el paso de los años y la elaboración de nuevos cuadros de exclusiones, la restricción hacia el acceso a las personas con VIH ha sido mayor. Por este motivo, desde Trabajando en Positivo consideramos fundamental que estas recomendaciones que se realizan en el documento técnico publicado por el PNS se apliquen y los cuadros de exclusiones se adapten a la evidencia científica actual.

Otras conclusiones del documento técnico del PNS

Además de la ausencia de una referencia explícita al VIH en los cuadros de exclusiones, el documento señala otras dos conclusiones importantes. Por un lado, que la prueba para el diagnóstico del VIH no se incluye en el procedimiento de selección de los/as aspirantes a las convocatorias. Por otra parte, que no consta ni un solo caso de exclusión cuya causa específica sea la infección por el VIH en los reconocimientos médicos de acceso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de las Fuerzas Armadas.

Estas dos aseveraciones pueden transmitir la sensación de que no se impide el acceso de las personas con VIH a estos cuerpos. Aunque, en la práctica, dados los cuadros de exclusión vigentes y especialmente su interpretación, la persona sería excluida del proceso de acceso si revela que tiene VIH. Lo anterior se desprende de las respuestas que hemos recibido desde el Ministerio del Interior -Secretaria General de Instituciones Penitenciarias (2014) y Consejo de la Policía Nacional (2017)- y del Ministerio de Hacienda y Función Pública -Dirección General de la Función Pública (2015)-, que coinciden en justificar la exclusión de las personas con VIH de estos cuerpos por el supuesto “mayor riesgo de transmisión” que suponen sus funciones y por la “incapacidad” de las personas con VIH para realizar algunas de las funciones que requieren un mayor esfuerzo físico. 

Por último, desde la organización Trabajando en Positivo queremos incidir en que se ha perdido la oportunidad de favorecer la participación de las diferentes partes interesadas en la elaboración de este documento, puesto que ni la sociedad civil ni las organizaciones sindicales, impulsoras de la reivindicación de la existencia de un documento de este tipo, han sido invitadas a formar parte de este grupo de trabajo. No obstante, valoramos positivamente la elaboración y publicación de este documento.  Esperamos que sus conclusiones y recomendaciones guíen la labor a realizar por el grupo de trabajo a impulsar por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para abordar la discriminación en el empleo público por razones de salud.
Asimismo, esperamos que en esa ocasión sí que se facilite la participación de la sociedad civil y de las organizaciones sindicales que tantos años hemos trabajado en torno a esta reivindicación. 

 

Para más información
 
Trabajando en Positivo
Belinda Hernández
comunicacion@trabajandoenpositivo.org
(+34) 638901418



Autor: Trabajando en Positivo
Enlace: https://mailchi.mp/a7b091294a3a/trabajando-en-positivo-exige-al-gobierno-participar-en-hacer-efectiva-la-eliminacin-de-la-discriminacin-laboral-por-cuestin-de-salud-2197521?e=3fe8b8c208