ESPAÑA: La Alianza de Plataformas de VIH y Sida denuncia el abandono del Gobierno a la respuesta al VIH y el Sida


MANIFESTO DE LA ALIANZA DE PLATAFORMAS DEL VIH Y EL SIDA DEL ESTADO ESPAÑOL

Por el diálogo social, el liderazgo compartido y el reconocimiento al valor añadido de las organizaciones civiles en la respuesta al VIH y al sida en España

La Alianza de Plataformas del VIH y el sida del Estado Español quiere denunciar la falta de una estrategia clara para el abordaje de la respuesta al VIH, al sida y a otras ITS que está siendo sometida a un paulatino deterioro y abandono por parte del Gobierno. Esta falta de voluntad política y liderazgo pone en peligro los avances alcanzados durante los últimos 30 años.

La Alianza está compuesta por 10 plataformas de asociaciones de ámbito estatal y autonómico que hemos desarrollado durante las últimas tres décadas un trabajo esencial para erradicar la pandemia y sus consecuencias socio-sanitarias en todo el territorio español, así como para mejorar la calidad de vida de las personas con VIH y de todas las personas que conviven directamente con la infección (parejas serodiscordamtes y/o familia) o indirectamente, como la población general. Sin embargo, y obviando las recomendaciones internacionales sobre la colaboración entre sectores, el actual Ejecutivo prescinde de nuestra opinión en la mayoría de las decisiones tomadas a la hora de definir la respuesta al VIH en España.

El Plan Nacional sobre el Sida (PNS) ha dejado de ejercer su papel de liderazgo estatal que tenía antes de su reestructuración en 2012, cuando perdió peso político dentro del organigrama del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), sufriendo una descapitalización económica y humana, y paralizando numerosas estrategias e intervenciones de educación, investigación, prevención, vigilancia epidemiológica y atención sanitaria. 

Esta reestructuración se produjo en un periodo de continuas decisiones unilaterales por parte del Gobierno en materia de VIH, motivo por el que la Alianza de Plataformas priorizó entre sus demandas la convocatoria y el refuerzo del COAC, Comité Asesor y Consultivo de ONG de la Comisión Nacional de Coordinación y Seguimiento de Programas de Prevención del sida, como el espacio legitimado para la interlocución, colaboración y participación en las cuestiones referidas a la respuesta al VIH y al sida entre la sociedad civil y el MSSSI.

A pesar de las convocatorias del COAC desde 2013, que se han mantenido, la participación y la toma en consideración efectiva de la opinión de la sociedad civil es más que insatisfactoria para la  Alianza. El COAC parece servirle más al Gobierno para justificarse ante los organismos internacionales que para que las opiniones, propuestas, prioridades o demandas de la sociedad civil tengan cabida efectiva en las políticas de VIH. La falta de información sobre las numerosas preguntas planteadas por las ONG en este foro y la poca transparencia en relación al presupuesto y gasto real impiden cumplir con nuestro papel consultivo y asesor.  

Las recomendaciones internacionales establecen que sin la participación de toda la sociedad civil, muchas de las estrategias y de los objetivos previstos por los países y la comunidad internacional para responder al VIH son inalcanzables, puesto que la experiencia, capacidad, compromiso, trayectoria y proximidad de las ONG a las poblaciones más vulnerables son de suma importancia para la formulación de la política nacional y para el desarrollo más fuerte de los sectores de la salud.

Sin embargo, el actual Gobierno no sólo impide que los cauces de participación sean fluidos, tampoco tiene en cuenta las propuestas de las organizaciones, y además ofrece una falsa imagen de colaboración cuando, por ejemplo, publica guías y documentos en los que hace constar la participación de las ONG sin que sus consideraciones sean añadidas o incluso cuando éstas piden no constar como autoras por las objeciones al texto.

Uno de los documentos en cuyo diseño confluyen muchos de estos errores es el “Plan Estratégico de prevención y control de VIH y otras ITS 2013-2016”, que debería haber guiado las políticas en esta materia desde que en 2012 se diese por concluido el anterior Plan. Esto no ha sido posible porque el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no ha publicado hasta hace pocos días la versión definitiva de este Plan. Una versión que no puede ser asumida por la Alianza de Plataformas porque, aunque el Ministerio ha buscado la participación de las ONG para legitimar el documento, no ha incorporado su visión ni elementos que consideramos esenciales. Lo mismo sucedió con el “Informe de Evaluación del Plan Multisectorial 2008-2012”, al que las ONG no hemos dado el visto bueno, por lo que se ha solicitado la retirada de nuestros nombres de los créditos, tal y como se hará también en el Plan Estratégico. Esta dinámica se ha visto igualmente repetida en la Guía de Recomendaciones para el diagnóstico Precoz del VIH en el ámbito sanitario”, documento que se hizo público sin que las ONG que aparecían como participantes pudieran tener acceso a la versión definitiva.

En otros documentos como el de “Intervención Sanitaria en Situaciones de Riesgo Para la Salud Pública”, el “Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social 2013-2016” o el Proyecto de Orden que incluye el tratamiento de la lipoatrofia facial en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, ni tan siquiera se produjo consulta. Como Alianza de Plataformas rechazamos esta deslegitimación de la sociedad civil y la imposición de la visión única de la administración, que con frecuencia obvia las preocupaciones y necesidades de las poblaciones afectadas.

Valoramos, por tanto, que la gestión que hace el gobierno del COAC impide su efectivo funcionamiento como órgano de representación, consulta y conocimiento técnico y presupuestario para la sociedad civil tal como describe su protocolo de funcionamiento.

Por todo ello, la Alianza de Plataformas del VIH y el sida del Estado Españolexige al Gobierno Español y al MSSSI:

1. Que se constituya de nuevo la Secretaría del Plan Nacional del Sida y que se dote de los recursos económicos y personales adecuados para poder asumir el liderazgo y la coordinación de las políticas de prevención, asistencia e investigación relacionadas con el VIH, el sida y otras ITS, así como que se consigne explícita e inequívocamente en los Presupuestos Generales del Estado los recursos económicos destinados para su funcionamiento y actividad.

2. Que sean tenidas en cuenta las recomendaciones internacionales sobre la participación de toda la sociedad civil en las políticas relacionadas con el VIH. Para ello, el gobierno debe garantizar la participación eficaz y efectiva de la sociedad civil, y en particular, de las personas con VIH y demás afectadas por la infección, en todos los aspectos de la respuesta nacional desde la prestación de servicios a la planificación de políticas y presupuestos asignados.

Para más información y gestión de entrevistas:

Diego Valor. CESIDA Comunicación: 915223897 / comunicacion@cesida.org

Nayra Marrero. Prensa FELGTB. 913 604 605 Ext. 25/ prensa@felgtb.org

Jancho Barrios. 616479495

Montse Pineda. 629988394

Julio Gómez. 660479148

 



Autor: Alianza de Plataformas del VIH y el sida del Estado Español
Enlace: